En apoyo a la lucha de los estibadores portuarios

0

Desde Corriente Roja queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo a la huelga de los estibadores portuarios, a la que están llamados 6.150 trabajadores para los días 20, 22 y 24 de febrero. La huelga se ha convocado como protesta a la reforma que el Ministerio de Fomento está ultimando y que obliga al Estado español a liberalizar el sector. Con la decisión del Ministerio de Fomento se intenta dar cumplimiento, mediante un decreto ley, a las exigencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que en 2014 pidió la liberalización del sector.

Comunicado de Corriente Roja

Los trabajadores han respondido de manera inmediata ante una reforma que de llevarse adelante supondría un grave ataque y retroceso a sus condiciones de trabajo actuales. La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM) denuncia que el objetivo de la reforma es “llevar adelante un ERE encubierto, pagado con fondos públicos, que creará un modelo en el que las empresas tendrán capacidad de libre contratación e indemnizarán el despido del personal actual con fondos públicos”.

Además, plantean que la reforma del modelo de estiba supondrá un importante recorte de los salarios y la generalización de los despidos. Según los trabajadores, “los actuales contratos indefinidos se transformarían en puestos de trabajo precarios, pues las empresas podrán sustituir libremente a las actuales plantillas en porcentajes crecientes durante los próximos tres años: un 25% del total el primer año, un 50% el segundo y un 75 % el tercero”.

Este nuevo ataque a la clase obrera deja una vez más al descubierto el papel miserable del nuevo/viejo gobierno de Rajoy (en coalición informal con el PSOE). Se trata de un gobierno lacayo y servil a la Troika y a la UE, que aplica siempre las mismas recetas contra la clase obrera. Tras los recortes, los despidos y el aumento de la precariedad -que sus diferentes reformas laborales les permitieron llevar a cabo en los últimos años-, en el momento actual, su política de reformas estructurales, más allá de la preservación a toda costa de las reformas laborales, se expresa en el desmantelamiento paulatino de las pensiones públicas y los ataques al sector público en general. Este es el precio que desde hace años la clase obrera venimos pagando por ser miembros de la UE.

Y por si todo esto no fuera suficiente, seguimos pagando una deuda que no hemos generado y que cuanto más pagamos más debemos. A esto le llama recuperación el gobierno de Rajoy.

En países como Portugal, Grecia y Francia también se han dado intentos, por parte de los gobiernos, de empeorar las condiciones laborales en el sector de la estiba. Los estibadores portugueses, en los puertos de Leixões, Aveiro y Sines (entre otros), han realizado una importante huelga en 2016 contra los mismos planes de privatización y precarización. En Francia, los estibadores han sido parte fundamental de la lucha contra la perversa Ley El Khomri, presentada por el Partido Socialista y que tira por la ventana derechos fundamentales conquistados con la lucha por la clase obrera de este país. En Grecia, el gobierno Tsipras (Syriza) ha llevado a cabo la privatización del Puerto de Pireo, el mayor de Grecia, impuesta por el FMI y la Troika como condición para entregar al país más un rescate económico.

Queridos compañeros portuarios, alcen el puño y no lo bajen, porque con su justa lucha se están sumando a todos(as) los(as) que hoy estamos enfrentando estos planes injustos de recortes y despidos. Y no se dejen doblegar ante un gobierno desalmado que siempre utiliza las mismas artimañas al poner en marcha la maquinaria de las mentiras. Un gobierno que recurre a sus medios de comunicación para, de manera despiadada, poner en la “diana” a los(as) trabajadores(as) que luchan. En su momento ya lo intentaron con los controladores y con los mineros para tratar de dividirnos. ¡No lo conseguirán!

Ahora resulta que quieren convertir nuestros derechos en “privilegios” y por eso hay que salir a defenderlos. Vuestra lucha es justa. En unos momentos de ataques sin precedentes a toda la clase obrera, se hace más necesario que nunca SALIR A LA CALLE Y UNIFICAR LAS LUCHAS hasta lograr echar abajo las leyes actuales y a estos gobiernos títeres de la Troika. El próximo día 25 y 28 de febrero tenemos delante una gran oportunidad de poder hacerlo en las manifestaciones convocadas por las Marchas de la Dignidad. Porque, como tantas otras veces, nuevamente gritaremos en la calle: “No hay cambio sin lucha obrera”.

Os deseamos el mayor éxito en vuestra justa lucha, que es la lucha de todos/as. Si ganan, la victoria será del conjunto de la clase trabajadora. ¡Mucho ánimo y sepan que no están solos! No duden en contar con nosotros/as para todo aquello en lo que podamos echarles una mano.

¡¡NO A LA REFORMA!! ¡¡NO AL DECRETO LEY DE LA ESTIBA!!

¡¡NO HAY CAMBIO SIN LUCHA OBRERA!!

¡¡VIVA LA LUCHA DE LOS ESTIBADORES PORTUARIOS!!

¡¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!!

No hay comentarios

Dejar respuesta

*