El Congreso convalida la reforma de la estiba con la abstención decisiva del PDeCAT y el apoyo de Cs y PNV

El apoyo de la vieja CiU, en forma de abstención imprescindible para que los votos afirmativos superaran a los negativos, vuelve a mostrar que, por encima de cualquier otra diferencia, lo fundamental entre los partidos burgueses es la defensa de los intereses del capital, del cual son su instrumento político.

0
Linea36

Una vez más ha quedado claro quienes son los partidos que representan directamente los intereses de clase del capital: el PP, Ciudadanos, PNV y PDeCAT (antigua CiU). Todos ellos han sido decisivos para convalidad un Real Decreto de la Estiba que, bajo el paraguas de ese instrumento de los intereses de las grandes corporaciones llamado Unión Europea, pretende desregular los derechos y precarizar los empleo y salarios del colectivo de trabajadores de la estiba de los puestos del Estado Español, en línea con la situación general que vive la clase trabajadora tras las sucesivas reformas laborales aprobadas por los gobiernos del PP y del PSOE.

El apoyo de la vieja CiU, en forma de abstención imprescindible para que los votos afirmativos superaran a los negativos, vuelve a mostrar que, por encima de cualquier otra diferencia, lo fundamental entre los partidos burgueses es la defensa de los intereses del capital, del cual son su instrumento político. Puede parecer extraño si se tiene en cuenta que su portavoz, Francesc Homs, tuvo que dejar su escaño por la inhabilitación judicial que le fue impuesto a instancias del propio PP y que son constantes los enfrentamientos entre ambos por la cuestión nacional catalana, aunque no lo será tanto si se atiende al carácter burgués de ambos partidos y al juego de compensaciones entre dos organizaciones para las que es un clamor popular su carácter criminal, atravesadas hasta el tuétano por escándalos de corrupción: hace pocos días el gobierno no se personó en el Consorcio del Palau permitiendo que el PdeCat aprobara que la institución se lavara las manos en el escándalo de las comisiones ilegales.

Gracias al PDeCAT, además, esta vez no ha hecho falta que el PSOE jugara con su abstención ese mismo papel de “organización responsable”, permitiéndole dar una imagen de partido de izquierda defensor de los intereses de la clase trabajadora.

El desenlace final, como siempre en estos casos, dependerá de la lucha de clases, es decir, de la correlación de fuerzas entre los dos oponentes: el colectivo de estibadores que ya ha anunciado un calendario de huelgas a partir de la semana próxima y que buscará, sin duda, la máxima solidaridad con su causa, y el gobierno y sus aliados que intentarán por todos los medios a su alcance aislar y despretigiar su legítima lucha.

Por nuestra parte, como siempre, estaremos del lado de los trabajadores frente al capital y su gobierno, porque de lo que sí estamos seguros es de que sólo la lucha abre posibilidades de victoria. Sin duda en el 27-M la presencia de los trabajadores de los puertos en las Marchas de la Dignidad fortalecerá su lucha y la de todos: todxs con los estibadorxs! Ni un paso atrás! Si ganan ellxs, ganamos todxs!

Colectivo editorial Kaosenlared

No hay comentarios

Dejar respuesta

*