EE.UU: Un crimen tras otro / Ahora lanzan en Afganistán la bomba no nuclear más potente

0

Estados Unidos ha lanzado sobre territorio afgano la bomba no nuclear más potente que posee, informa CNN citando a cuatro oficiales con conocimiento directo de la misión. La llamada ‘Madre de las bombas’ fue lanzada sobre terroristas de Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, en el este del país y cerca de la frontera con Pakistán. El lanzamiento de la bomba de unas 9,5 toneladas fue efectuado desde un avión MC-130 perteneciente a un cuerpo de operaciones especiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha confirmado el lanzamiento.

Se trata de la bomba GBU-43/B Massive Ordenance Air Blast bomb (MOAB), coloquialmente conocida como ‘Madre de todas las bombas’ (The Mother Of All Bombs). La MOAB es una bomba convencional de gran diámetro de detonación desarrollada para el Ejército estadounidense por Albert L. Weimorts. Esta es la primera vez que la MOAB es utilizada en el campo de batalla, según funcionarios militares estadounidenses.

Los militares han precisado que la bomba cayó sobre túneles excavados por los yihadistas y su personal en el distrito de Achin. Han agregado que actualmente están evaluando los daños que provocó. Hace unos días hubo un combate entre el Ejército norteamericano y los integrantes del grupo terrorista en esta zona en que murió un soldado de EE.UU.

Las autoridades norteamericanas han indicado que el ataque sirvió para “maximizar” la destrucción de las instalaciones y las bajas entre los terroristas y “minimizar el riesgo” para los civiles afganos y los militares estadounidenses que están llevando a cabo operaciones en la zona.

El general John Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, ha resaltado que “este es el tipo de munición adecuado para reducir los obstáculos y mantener la escalada de la ofensiva”. “Al acumular bajas, el Estado Islámico está usando búnkeres y túneles para fortalecer su defensa”, ha añadido.

La analista política Francisca Quiroga opina que esta acción evidencia “la lógica de política exterior de Estados Unidos de ocupar los espacios de forma unilateral y demostrar su fuerza”.

En 2003, los estadounidenses enviaron a Irak (pero no utilizaron) la conocida bomba GBU-43.
La masa de la bomba probada el 11 de marzo de 2003 en la Base Aérea Eglin, en la Florida, superó las diez toneladas. El radio de la destrucción garantizada de esta bomba aérea fue de 150 metros, y la onda de choque causó daños a una distancia de 1.500 metros.
Durante la campaña militar en Vietnam, EE.UU. utilizó el predecesor de la GBU-43, la BLU-82B Daisy Cutter, cuyo peso era de 6,8 toneladas.

La bomba más grande cayó en Afganistán
“Fue la mayor explosión que vi en toda mi vida”

Foto de archivo brindada por la Fuerza Aérea estadounidense de las pruebas de la bomba MOAB.

El gobernador del distrito afgano de Achin, Esmail Shinwari, habló con la agencia de noticias AFP y confirmó que la llamada “madre de todas las bombas” cayó en una zona llamada Momand Dara. “Esa explosión fue la mayor que he visto en toda mi vida. Enormes columnas de fuego se tragaron toda el área”, dijo.

El funcionario añadió que por el momento no había informaciones completas sobre las víctimas pero sostuvo que “si se considera que era un área del EI, pensamos que debe haber muchos combatientes del EI muertos”.

En tanto, el general John Nicholson, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que la gigantesca bomba es “la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el impulso de nuestra ofensiva” contra las fuerzas del Estado Islámico y Jorasán. Por su parte, el coronel Pat Ryder, portavoz de la Fuerza Aérea, confirmó que “es la más potente bomba no nuclear jamás usada en combate”.

El Estado Islámico llegó a Afganistán en 2015 y se estima que tiene unos 3000 combatientes en ese país. Durante mucho tiempo solo tuvo presencia en las provincias de Nangarhar y Kunar, en el este. Desde hace meses, las fuerzas afganas y las estadounidenses lanzan ataques aéreos contra posiciones de la milicia yihadista en la región.

De todas formas, en 2016 el EI provocó más víctimas que nunca, según un informe de la ONU. Esto se debe a que cambió su estrategia y en lugar de intentar hacerse de territorio, perpetró más atentados terroristas.Desde comienzos del año se adjudicó tres grandes atentados en Kabul, la capital. El miércoles, un atacante suicida se inmoló en medio de un grupo de empleados de un ministerio que acababan de salir de su trabajo y mató a cinco personas.

Los expertos temen que los combatientes del EI busquen una nueva base en Afganistán y Asia Central en su huida de Irak y Siria.

No hay comentarios

Dejar respuesta

*