CSIF y UGT pretenden llegar a un acuerdo de Paz Social en La Manga ante los despidos.

0

CSIF y UGT pretenden llegar a un acuerdo de Paz Social en La Manga Club mientras la empresa mantiene los 12 despidos que realizó recientemente.

CSIF y UGT tienen los votos suficientes en el Comité de Empresa para forzar ese acuerdo, pero por una mayoría muy ajustada, ya que sólo suman 7 de los 13 miembros.

En el llamado “Acuerdo de Compromiso Paz Social de La Manga Club 2017” la empresa se compromete “al mantenimiento de los actuales puestos de trabajo, a la no regulación de empleo, así como no hacer uso del despido, por causas objetivas”, pero se niega rotundamente a readmitir a las personas recientemente despedidas.

El mencionado acuerdo también recoge una serie de compromisos que la empresa ya está obligada a realizarlos por ley, como “comunicar al Comité de Empresa la proporción de los contratos temporales que necesita y la especificación de las causas legales que se justifican.” o a mantener una “información continua acerca de la situación económica de la empresa, del empleo y las necesidades de flexibilidad y conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores.”.

A cambio de esos compromisos empresariales el acuerdo exige a la representación social “mantener una relación cordial con la misma. Sin poner denuncias, ni realizar manifestaciones o huelgas, así como cualquier acto que pueda dañar la imagen de la misma. Paz Social.”

La Sección Sindical de CGT en La Manga Club, se manifiesta contraria a la firma del acuerdo. En primer lugar porque con la negativa de la empresa a readmitir a las personas recientemente despedidas se incumple el primer punto del acuerdo.

En segundo lugar porque desde la CGT se considera inaceptable la pretensión empresarial de imponer una mordaza para que no podamos ni tan siquiera denunciar cualquier situación de injusticia o incumplimiento en materia laboral.

Por otra parte, desde CGT no se comprende el cambio de actitud de estos dos sindicatos, pues hace un mes visitaron a varios responsables políticos, incluido el Alcalde de Cartagena, para solicitarles apoyo y se manifestaron, junto con el reto sindicatos, en la puerta de la Asamblea Regional para exigir la readmisión de las personas despedidas. No parece razonable pasar de las movilizaciones a la firma de la Paz Social sin estar solucionado el conflicto, ya que los despidos siguen su curso.

No hay comentarios

Dejar respuesta

*