Brutal agresión homófoba en Barcelona

0

Dos jóvenes, Álex C., de 30 años, y Marcos M., de 24, han denunciado una agresión homófoba ocurrida en la madrugada del domingo en el barrio de la Mar Bella de Barcelona. Los dos chicos volvían de una noche de fiesta. Después de que un taxi les dejara en la Avenida del Litoral, comenzaron a caminar uno con el brazo sobre los hombros del otro, cuando desde un coche escucharon como les gritaban “maricones”. Ellos no le concedieron importancia, pero apenas unos segundos después vieron como el coche se detenía y cinco ocupantes descendían de él. Los jóvenes echaron en ese momento a correr. 

No pudieron escapar, por desgracia: los agresores les alcanzaron y comenzaron a golpearlos. Álex recibió varios puñetazos en la cabeza, un golpe en el costado y una patada. A Marcos le dieron tal puñetazo que cayó al suelo, aturdido, y comenzó a sangrar. Álex, desesperado, gritó que había llamado a la Policía, pese a que no era cierto. Por fortuna los agresores lo creyeron y abandonaron el lugar. Álex detuvo a un taxi, que avisó a los Mossos d’Esquadra. Cuando estos se personaron en el lugar avisaron a su vez a una ambulancia.

Los jóvenes ya han interpuesto la correspondiente denuncia ante la Polícia autonómica catalana, y confían en que las cámaras de seguridad de la zona proporcionen pistas suficientes para localizar a los agresores. “He vivido en Berlín y Nueva York, y he sufrido episodios de discriminación, pero no una agresión como esta”, ha declarado Álex al diario El País.

La agresión ha sido denunciada públicamente por el colectivo Arcópoli, dado que Álex, residente en Madrid, se puso en primer lugar en contacto con ellos para contarles lo que había sucedido. Desde Arcópoli estuvieron orientándole, al tiempo que trasladaban lo sucedido al Observatori contra l’Homofòbia, que ha exigido a las autoridades que se impliquen al máximo para conseguir la detención de los agresores.

Cataluña: la comunidad con más agresiones por LGTBfobia

Según la estadística de delitos de odio del Ministerio del Interior correspondiente a 2016, Cataluña ha seguido siendo la comunidad que más delitos de odio por LGTBfobia registró oficialmente (60). El Observatori contra l’Homofòbia, por su parte, tuvo noticia de 84 incidencias (como también hemos visto que sucede en Madrid, los datos recogidos por las entidades vinculadas a colectivos arrojan un número mayor de agresiones que las que oficialmente se denuncian). Al margen de que ello pueda ser también indicativo de que en Cataluña se denuncia más, lo cierto es que el problema existe y es serio. Todo apunta, además, a que las cifras de 2017 serán peores: ya en septiembre, el presidente del Observatori, Eugeni Rodríguez, comparecía en la Comisión del Igualdad del Parlamento catalán y adelantaba que en el ejercicio en curso hay alrededor de un 30% más de denuncias.

Si a ello añadimos el repunte de episodios de homofobia relacionados con el conflicto político catalán, protagonizados mayoritariamente por grupos de extrema derecha (al que hace pocas semanas dedicábamos una entrada), el panorama es preocupante. Y desde luego se hace cada vez más urgente una mayor implicación de las autoridades para conseguir el pleno desarrollo de la ley catalana contra la LGTBfobia, que los colectivos llevan meses reclamando. Confiemos en que tras las próximas elecciones autonómicas del 21 de diciembre, las gane quien las gane y al margen de lo que suceda con otras cuestiones, el nuevo Gobierno catalán se ponga manos a la obra.

No hay comentarios

Dejar respuesta

*