21-D: El independentismo revalida la mayoría y derrota el 155

0

A punto de cerrarse el escrutinio provisional de las elecciones catalanas se pueden empezar a extraer algunas primeras conclusiones. Sin duda la principal es que el bloque que impulsó el referéndum del 1 de octubre y que proclamó la república el 27 de octubre (ahora Junts per Catalunya de Puigdemont; ERC y CUP) vuelve a derrotar en escaños y votos al españolista del 155. Esta es una victoria indudable y sin paliativos en unas elecciones ilegítimas convocadas por Rajoy y su bloque monárquico para intentar imponer una mayoría españolista e impedir que el pueblo catalán llevara adelante el resultado del referéndum del 1 de octubre. La participación histórica del 81’94% refleja la enorme polarización de la situación política catalana. Rajoy y su bloque del 155 (Cs, PSC y PP) han sido claramente derrotados, aunque sus medios afines intentarán naturalmente convencernos de lo contrario.

Puigdemont y su candidatura han logrado la mayoría en el campo soberanista, superando a ERC, sobre la base de revindicar como eje de su campaña la restitución del gobierno legítimo de la Generalitat destituido por Rajoy y sus socios con el 155, mientras ERC ha vistos frustradas sus aspiraciones hegemónicas. La CUP, por su parte, ha sufrido un fuerte retroceso (pierde 6 de los 10 diputados que tenía).

Ciudadanos se ha confirmado, con una holgada mayoría (pasa de 25 a 37 diputados), como la fuerza hegemónica del españolismo más reaccionario, defensor a ultranza del régimen del 78 herederos del franquismo (monarquía, unidad de la patria y centralismo, imposición lingüística…). Es preocupante su penetración electoral entre una parte significativa de los núcleos de población trabajadora castellanoparlante. Por lo que se refiere al PSC, el cinturón rojo se ha consolidado como el ‘cinturón naranja’ (obtiene 17 diputados, menos de la mitad de Cs). El PP, el partido que gobierna Catalunya con el 155 y que se ha presentado con un discurso fascistoide, sufre una derrota humillante y se convierte en una fuerza marginal, pasando de 11 a 3 diputados.

En Comú Podem, por su parte, también ha sufrido un severo retroceso (pasa de 11 a 8 diputados y venía de ganar las generales en Catalunya), quedando relegada a quinto lugar, víctima de un discurso ‘equidistante’ que, en una situación fuertemente polarizada, le ha pasado factura.

Web oficial con los resultados provisionales

No hay comentarios

Dejar respuesta

*